miércoles, 13 de julio de 2016

Los jóvenes no son el futuro, son el presente

Ayer mientras caminaba hacia el coche se me ocurrió esa frase. Emocionado puse un tweet. Más tarde al llegar a casa comprobé en internet que ese eslogan había sido ya utilizado con anterioridad y montones de veces. ¡Qué desilusión! Y yo que me creía original...

Pero dejando a un lado mi infantil vanidad, lo importante es la idea. El sentido que tiene. Y es que llevo un tiempo viendo conferencias en internet, y muchos ponentes lanzan a los jóvenes que les escuchan la idea de que el futuro está en sus manos. Entiendo lo que quieren decir, pero añadiría que no esperen a mañana para empezar a trabajar por mejorar las cosas, ahora es el momento. El presente es lo que tenemos. Los jóvenes son el presente. Joven es todo aquel que tiene un corazón grande, no importa su edad.

Recuerdo con emoción como Juan Pablo II en Cuatro Vientos hace 13 años se dirigía a los miles de jóvenes que llenábamos la explanada:  "yo fui ordenado sacerdote cuando tenía 26 años. Desde entonces han pasado 56. Entonces, ¿cuántos años tiene el Papa? ¡Casi 83!" Y como todos le coreábamos "el Papa es joven, el Papa es joven" Y su respuesta daba la clave: "¡Un joven de 83 años!"

martes, 21 de junio de 2016

Lo que de verdad importa

Lo primero pedir disculpas porque llevo casi un mes sin escribir. Ha sido un mes de cambio, y no he conseguido sentarme a escribir. Pero ya estoy de vuelta.

Esta semana hay tres acontecimientos importantes: hoy juega España contra Croacia, el jueves es el referéndum del Brexit y el domingo segundas elecciones generales en España. Mucha gente está preocupada, en especial con lo segundo y tercero (la selección ya está clasificada) y eso es señal de que se toman en serio la sociedad, la familia, la economía y el futuro, pero la realidad es que poco se puede hacer aparte de votar individualmente.

En cualquier caso, yo ando metido en un nuevo proyecto con la Fundación Lo Que De Verdad Importa Estoy muy ilusionado pues se trata de una nueva aventura profesional en un sector que me interesa mucho: fundaciones, jóvenes, educación y valores. ¿Y en qué consiste mi trabajo? Pues en llevar la Fundación a Perú. Así sin más. ¿Y cómo? Con mucha ilusión y buen humor, lo demás está todo por hacer.

Veréis que tanto los ponentes, como los colaboradores, los que trabajan en la Fundación y los voluntarios tienen una frase diciendo lo que de verdad importa. Llevo un tiempo pensando la mía, y al final me he decidido por esta: "Lo que de verdad importa es no perder nunca el buen humor". ¿Os gusta? Pienso que va mucho con mi personalidad.

Os seguiré contando. También podéis seguirme en Twitter: @zaldi1988

Un abrazo

martes, 31 de mayo de 2016

Esa nueva religión llamada fútbol

En primer lugar aclarar que me divierte el fútbol, en especial los partidos de la selección española. También disfruto viendo la Champions, y el equipo que más me gusta es el Real Madrid. Dicho esto os explico mi reflexión:

A raíz del comentario de un amigo que hablaba de Atleti como una religión, decidí analizar el fútbol como fenómeno religioso. Todas las religiones tienen en común la noción de sagrado, de culto, y de trascendencia.

1) Podríamos pensar en los estadios de fútbol como los nuevos templos del siglo XXI. Con su veneración, su atmósfera, capacidad para miles de feligreses, etc.

2) La liturgia y sus sacerdotes, se entendería por las equipaciones de los jugadores, el protocolo del evento con sus tiempos, normas y ritos.

3) Un equipo de fútbol no son sus jugadores (aunque podríamos hablar de adoración a algunos de ellos como dioses), sino su escudo, la camiseta, su historia, títulos y afición. En ese sentido trasciende al equipo y partido concreto que se este viendo.

Con esta breve análisis no pretendo ser irreverente -y señalo que la veneración exagerada al fútbol/equipo/jugadores me resulta pobre- y sí en cambio rescatar con este ejemplo la noción de lo sagrado, la apertura a la trascendencia y la importancia del culto y la liturgia.

El que pueda entender que entienda...